Cartas a Agustín. Carta No. 7 “Nuestra última frontera”

 

Carta No. 7

“Nuestra última frontera”

Herido Agustín: 

En el recuerdo del pasado futuro rebasaremos nuestra última frontera. Cruelmente  destrozaremos los límites; los espacios.

Esto será el resultado de aquel día que se te hará tarde. No es que en el recuerdo futuro me importe que llegues tarde o que hayas estado con la otra, ese día será especial porque simplemente no tendré ganas de soportarte, ese día seré valiente y nada podrá detenerme. Esperaré desolada en el balcón esperando ver las luces de tu auto doblar la esquina, cuando eso pase, estaré lista con todas tus camisas al borde del balcón, voy a tomarlas y las aventaré por la ventana. Sé que es un cliché pero tus actos también lo son. Tú, con algunas copas encima abrirás la puerta, subirás las escaleras y tratarás de detenerme con tu estúpida falsa calma, pero será tarde, porque yo estaré prendiendo tus fotografías de la infancia, le daré fuego a tus documentos oficiales y todos tus recuerdos arderán en una hoguera que realizaré justo enmedio del colchón. Tú me gritarás que estoy loca. Estaré cansada de que me llames loca, porque aunque quizá lo esté tú no tienes ningún derecho a decírmelo, al contrario, eres responsable de todo esto. Entiende: tú te hiciste esto Agustín, tú me hiciste esto.

Intentarás apagar la hoguera en el colchón… que irónico. Y yo estaré mirándote a lo lejos, con el rimmel corrido y la cara que hago cuando sé que he rebasado los límites. Cuando logres apagar el fuego, te tirarás al piso y en cuclillas, empezarás a llorar, te llevarás las manos a la cabeza y en posición fetal me gritarás que estoy fuera de control, suplicarás que pare, suplicarás por un poco de compasión, pero yo no te la daré. Sólo te daré lo que mereces Agustín.

 

Lentamente caminaré hasta el baño, abriré la gaveta donde  guardas tus tonterías. Tiraré tus perfumes al piso y romperé con tu rasuradora el espejo. Tu cara cambiará lentamente, despertaré al monstruo, por fin lo lograré, por fin veré algo de pasión en tí Agustín. Correrás hacía mí y tratarás de detenerme, me tomarás por los hombros y empezarás a sacudirme mientras gritas cuánto me odias. Te gritaré que me gobiernes, que me hagas entrar en razón, te gritaré que me ames, que me ames con locura, que me ames como yo te amé, que me controles y tú otra vez dirás que estoy loca. Te pediré primero en voz muy bajita que me pegues, tú te sorprenderás y repetirás que estoy loca, que estoy loca, que estoy loca y que estoy loca. Luego te pediré a gritos que me pegues fuerte, te pediré a gritos que me mates. Tu empezarás a recoger las cosas y querrás huir. Te tendré que detener. Yo misma tendré que gobernarme. Empezaré a golpearme con las paredes del baño, luego me tiraré enmedio de la habitación y golpearé mi cabeza contra el parquet, empezaré a rasgar mi piel. Tú, ya más en tus cinco sentidos, me levantarás del piso mientras yo pataleo y grito sin control, sin querer caeremos sobre la mesa de vidrio. Primero todo será un caos, luego el silencio tomará la habitación y me daré cuenta que estás herido. Tendrás un vidrio enterrado en el brazo, y me miraras con miedo y cara de “¿A qué hemos llegado? ” Yo arrancaré el vidrio de tu brazo  y me lo enterraré justo en el mismo lugar donde tú te has cortado. No dejaré que seas tú el único con una herida de guerra, no te convertiré en víctima Agustín, en esto estamos juntos. Tu empezarás a llorar y gritar como un cobarde ¡¿Qué haces Dolores?! En silencio nos dirigiremos al hospital de siempre.  Cuando despierte me daré cuenta que ese día dejó una profunda herida en mi brazo y en mi alma. También me daré cuenta que te has ido. Otra vez estaré sola. Otra vez. Y cantaré en morfina.

 

Non, rien de rien
Non, je ne regrette rien
Ni le bien qu’on m’a fait
Ni le mal; tout ça m’est bien égal

Regresaré a casa y tu estarás ahí como si no hubiese pasado nada. Yo te miraré con odio. Y empezaré la carrera contra los limites y las fronteras.

En el recuerdo futuro compartiremos la misma herida, adentro de mi vivirá tu sangre, los restos de aquel vidrio vivirán dentro de los dos, lastimando lentamente todas nuestras venas, empezaremos a desgarrarnos por dentro, hasta que no quede nada de nosotros. Ganaré la batalla, lograré romper tus limites, trasgrediré con toda mi inteligencia cada uno de tus caminos. Y a estás alturas Agustín quiero que sepas que todo esto lo haré porque yo no vivo del hoy, vivo del recuerdo futuro, de aquellas cosas que sé que pasarán; ese destino del cual tú y yo no podremos escapar.

Espero paciente ese día especial.

Honestamente

Lola

 

Conoce más de este proyecto:

Cartas a Agustin. NO. 1 “Me voy sin haber sido tuya”

Cartas a Agustin. NO. 2 Dispuesto a “no sé qué”

Cartas a Agustin. NO. 3 Tu primer falso “te amo”

Cartas a Agustín. Carta No. 4 “Entre tu cerebro y mi corazón”

Cartas a Agustín. Carta No. 5 “Procura serme infiel”

Cartas a Agustín. Carta No. 6 “La primera vez que me hiciste tuya”

Cartas a Agustín. Carta No. 7 “Nuestra última frontera”

Cartas a Agustín No. 8 “Desafortunadamente ordinario”

Carta No. 9 “Promesas de madrugada”

Sígueme en Twitter: @HotGeorgieShow

 

Anuncios

5 comentarios en “Cartas a Agustín. Carta No. 7 “Nuestra última frontera”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s